Las grandes empresas son las más comprometidas con la transformación digital

Las tecnologías se han convertido en un factor imprescindible para la actividad económica de las empresas. La digitalización es ya un proceso imparable para estas entidades. De hecho, el 70% de empresas y profesionales de nuestro país asegura que tiene previsto poner en marcha planes de digitalización ambiciosos a corto plazo.

Así se desprende de un estudio publicado por el Observatorio Vodafone de la Empresa, que apunta, sin embargo, que para las organizaciones españolas este cambio tecnológico no es una prioridad, sino que se sitúa por detrás de otros factores como la fiscalidad e impuestos, la rentabilidad, la situación económica, los costes laborales, la regulación, la competencia, la captación de clientes, la evolución del mercado y la demanda de productos y servicios.

El miedo a un elevado coste constituye el principal freno de las empresas en el viaje hacia la digitalización, a tenor de los resultados de este informe. En los negocios más pequeños aparece como principal barrera el desconocimiento de una oferta en el mercado de servicios orientados a mejorar la digitalización de las empresas, mientras que en las compañías de mayor tamaño las dificultades esgrimidas están relacionadas con la ausencia de personal cualificado en su plantilla e incluso la resistencia al cambio dentro de la propia organización.

No obstante, son estas últimas entidades las que más han avanzado en la digitalización, sobre todo las que sobrepasan el medio millar de empleados. La investigación apunta que para estas organizaciones sí es una prioridad estratégica porque consideran que la tecnología es imprescindible para su actividad económica.

Planes concretos

El porcentaje de empresas con un plan concreto para digitalizarse es todavía bajo. Según la investigación, el 46% de las empresas grandes afirman contar con este proyecto, sin embargo sólo el 19% de las pymes disponen de una planificación en este sentido. De estas últimas, únicamente la mitad ha asignado un presupuesto específico para llevar a cabo el proceso, una proporción que aumenta considerablemente entre las grandes firmas, ya que el 72% de las mismas ha reservado recursos económicos para esta transformación.

Uno de los datos más relevantes del estudio es que las entidades ponen el foco de la digitalización en el rediseño de los procesos internos, para lograr mayor eficacia y rentabilidad en la gestión, mientras que en segundo lugar queda el rediseño de proyectos hacia los clientes.

El informe del Observatorio revela que un alto porcentaje de las organizaciones no utiliza las herramientas digitales en el desarrollo de la relación con el cliente. En el caso de las campañas de publicidad, sólo el 32% de las pymes recurren a ellas y un 38% de las grandes firmas. El estudio recoge tendencias más positivas en la apuesta por apoyarse en herramientas de marketing como el posicionamiento en buscadores, sobre todo de parte de las grandes empresas, para las que los porcentajes ya superan la barrera del 45%.

Según el estudio, el 82% de las empresas encuestadas considera que no dispone de profesionales cualificados para llevar a cabo el proceso de transformación digital, lo cual constituye un grave obstáculo en ese camino. La proporción se reduce al 70% en organizaciones que tienen entre 10 y 99 empleados, y al 42% en las compañías con más de 100 trabajadores.

Por esta razón, la mayoría de las organizaciones recurre en mayor o menor medida a proveedores externos para continuar con su evolución digital. Las empresas de telecomunicaciones se sitúan en primera posición entre las más demandadas para este servicio. Las pymes confían también en empresas de informática, muchas de ellas locales, mientras que las grandes firmas se decantan por consultoras de renombre y empresas del sector de las TIC.

Inversión digital

En cuanto a cuáles son las áreas de inversión digital prioritarias, todas las empresas, independientemente de su tamaño, apuestan por mejorar la seguridad y conectividad en el nuevo entorno digital. Sin embargo, los servicios que definirán la competitividad futura de las empresas –sólo las compañías con más de 500 empleados- como los servicios en la nube -el almacenamiento de información y el uso de software remoto-, el Big Data o Internet of Things (IoT) no aparecen en los primeros puestos. En este último caso, figura como un terreno a desarrollar para la mayoría de las empresas encuestadas. El 40% de las pymes y grandes empresas afirma que les preocupa poco o nada.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *